lunes, 15 de julio de 2013

On 11:28 by Victoria Stanham   No comments
La traducción de esta semana es, una vez más, un artículo de Mark Josefsberg, profesor de la Técnica Alecander en Nueva York.
El artículo me gustó mucho porque habla de esos estímulos para los que nada nos puede preparar totalmente: la pérdida.
Habiendo vivido una pérdida de un ser querido hace pocos meses, este artículo le habló directamente a mi corazón, y por eso quiero compartirlo con ustedes.

El artículo original en inglés lo encuentran en: http://markjosefsberg.com/stress/using-the-alexander-technique-for-loss

Usando la Técnica Alexander para las pérdidas

Abril 4, 2012 por 
Using the Alexander Technique for loss

Control consciente y constructivo del individuo.

Cuando aprendemos la Técnica Alexander generalmente oímos sobre el control. F. M. Alexander, el creador de la Técnica Alexander, escribió sobre el Control Consciente y Constructivo del Individuo. Él enfatizaba la importancia del control primario (la relación entre cabeza, cuello espalda). Hablaba de la guía y control consciente.
SIn embargo de tiempo en tiempo, nos guste o no, tarde o temprano, estemos preparados o no, debremos abandonar el control y experimentar la pérdida. La pérdida de nuestro teléfono, la pérdida de nuestro empleo, la pérdida de un amigo, una mascota, o la pérdida de una relación. Perdemos la juventud, y podemos perder un sueño que abrigábamos desde hace mucho tiempo. Perdemos a nuestros padres, perdemos nuestra inocencia, y perdemos nuestra salud.
Aunque la Técnica Alexander nos asiste en cambiar nuestra respuesta a los estímulos del día a día, no podemos predecir cómo responderemos a una pérdida repentina, o un evento futuro no previsto. Pero podemos practicar cuando los tiempos son buenos, y luego hacer lo mejor que podemos.

Pérdida consciente y constructiva por el individuo.

“Nada de lo que nos aflige puede ser llamado pequeño; por las leyes eternas de la proporción la pérdida de una niña de su muñeca y la pérdida de un rey de su corona son eventos del mismo tamaño." -Mark Twain
"¿Por qué Dios permite las armas? ¿Por qué tuvo que morir el papi de Jonathan? ¿Por qué nació ciega Margaret?" -Amelia, 4 años.
La pérdida es áspera, real, y universal. No queremos experimentar la pérdida de algo que amamos, pero es garantido que lo haremos. Pero, ¿cómo respondemos a la pérdida?
Físicamente, puede que nos apretemos y tratemos de aferrarnos a lo que era. Reaccionamos y nos contraemos.
Si soltamos nuestro aferrarnos, puede que colguemos nuestra cabeza y nos deprimamos, caigamos, colapsemos, acortemos, angostemos, hundamos, y encojamos. Nos sentimos deprimidos, y estamos deprimidos.

La Técnica Alexander - Cuando lo que no queremos ocurre.
Suelta la tensión en tu cuello, y permítele a tu cabeza ir hacia arriba.
Tómate tu tiempo.
Permítele a tu cabeza llevar a toda tu columna hacia arriba con ella.
Al mismo tiempo, permítele a los huesitos de tus asentaderas (isquiones), los huesitos en forma de "u" en el fondo de tu pelvis, ir hacia abajo y hundirse en la silla.
Estás yendo hacia arriba, y hacia abajo, simultáneamente.
Agrégale una sonrisa genuina al pensar en la persona, lugar, objeto, mascota, flor, chiste, secreto, o momento especial adecuado.
Permítele a tu respiración ser completa; arriba, abajo, costados, y atrás.
Vuelve al cuello y libéralo otra vez.
Cabeza arriba, isquiones abajo.
Adelante, sonríe. ¡Hazlo como una mueca se quieres!

La Técnica Alexander - Párate con la cabeza en alto.

Vuelve a liberar la tensión de tu cuello.
Ahora estás soltando esos músculos de la parte posterior de tu cuello que estaban tirando de tu cabeza hacia abajo.
¡Ve hacia arriba! Al mismo tiempo siente que tus pies van hacia abajo y se hunden en el suelo. La cabeza en las nubes, los pies en la tierra.
Tus hombros están simplemente descansando sobre tu caja costal, porque no necesitas usarlos en este momento.
Respira profundamente, exhala con el sonido de una lenta "ahhh" susurrada.
Agrégale una sonrisa, aunque pequeña, aunque sea interna. 
Suelta cualquier tensión de tu mandíbula.
Permite que una exhalación en "ahhh" susurrada te ayude a soltar el momento viejo. Permítele a la inhalación silenciosa darte energía. 
La Técnica Alexander te permite volverte más calmo, más en control, y ver las cosas desde una perspectiva diferente. Esta libertad re-descubierta de mente y cuerpo puede abrirte a nuevas posibilidades. Quizás la Técnica Alexander te permita abrirte a la meditación, el yoga, la terapia, el coaching, una visita al doctor, o lo que sea que funciona para tí.
A medida que te abres en mente y cuerpo, puedes encontrar ayuda en lugares inesperados.
Medita, reza, canta, mira una comedia, sal a caminar, habla con un amigo, lee un libro, escucha música; lo que sea que te permite a travesar la noche oscura. Todos estaremos juntos en esto.
Mark Josefsberg-Alexander Technique NYC
Artículo original en ingles: Mark Josefsberg
Traducción al español: Victoria Stanham

0 comentarios:

Publicar un comentario