martes, 18 de agosto de 2015

On 15:07 by Victoria Stanham in ,    No comments
Post publicado originalmente en el blog www.placerporcorrer.wordpress.com


Escrito por Victoria Stanham
La respuesta de la mayoría de mis amigas no-corredoras a “¿Por qué no corrés?” es algo tipo, “Me encanta la idea de correr… Es solo que odio el acto  de correr en sí mismo.”
Si todos hemos nacido con el hardware y software necesario para la tarea… ¿por qué es que correr es placentero sólo para unos pocos privilegiados? ¿Tiene que ser así? ¿Se puede hacer algo al respecto?
Creo que sí. Tengo una idea para compartirte...
Aclaremos primero, no te voy a enseñar cómo ir “del sofá a los 5k”, ni te voy a sugerir qué zapatillas usar, ni qué plan de entrenamiento seguir, ni qué deberías comer antes de correr. Estos son todos temas que ya han sido más que cubiertos en otros artículos sobre correr que puedes encontrar en la web.
Mi especialidad no es tanto sobre las cosas “externas” del correr, sino sobre los factores “internos”. Después de todo, el disfrute o placer es algo interno y personal. Lo que encontrarás aquí son ideas sobre cómo manejar tu respiración, cuerpo y mente para que dejen de pelearse entre sí y empiecen a cooperar durante tus corridas.
¿Para qué quieres esto?
Para tener experiencias de felicidad mientras corres. Ni más, ni menos.
¿En qué se basa esta mística-corredora?
1.     Consciencia y Uso Respiratorio. Disfrutar de una corrida es casi equivalente a disfrutar de respirar. ¿Disfrutas de respirar? ¿Te gusta como respiras? ¿Disfrutas de tu respiración incluso cuando se te acelera el corazón? ¿O será que de repente se te vuelve dolorosa y se te va de control?
2.     Consciencia y Uso Mental. Una respiración fuera de control equivale a una mente fuera de control… y vice-versa. ¿A dónde se va tu mente mientras corres? La mayoría del cansancio y sufrimiento se origina en una mente fuera de control; una vez que aprendes a dejarla descansar en el cuerpo (su casa) dispones de muchísima más energía.
3.     Consciencia y Uso Corporal. El cuerpo es el lugar de descanso para tu respiración y tu mente. Pero si en esa casa habitan también el dolor y la tensión, no puedes culpar a la respiración y la mente de querer irse a otra parte. Para masterizar la biomecánica del correr, primero debés aumentar tu consciencia corporal y eliminar los esfuerzos innecesarios.
Todas las quejas que generalmente escucho sobre correr tienen su origen en la espiral descendiente de un deficiente patrón respiratorio, que alimenta a una mente fuera de control, que engendra mala mecánica corporal, la cual traba más la respiración, lo que exacerba aún más el sufrimiento mental, que tensa todavía más al cuerpo... ad infinitud. 
Lo más triste es que no somos siquiera conscientes de que esto está ocurriendo. Sólo somos conscientes del resultado: la incomodidad y el dolor que nos ocasiona en una parte concreta. Por lo que, antes de que empieces a googlear ‘ejercicios respiratorios’ y ‘drills de bio-mecánica para correr’: ¡DETENTE! No puedes cambiar lo que no conoces.
Mi primer consejo es este: aumentá tu consciencia corporal, mental y respiratoria.  Sobretodo empezá a notar como los 3 aspectos están íntimamente relacionados.
En posts futuros voy a compartir algunos de mis ejercicios que ayudan a mejorar estas 3 consciencias. Si no querés perdértelos, registrá tu email para recibir notificaciones de nuevos posts directamente en tu correo.
Happy Running!
-Vicky


martes, 11 de agosto de 2015

On 17:46 by Victoria Stanham in , ,    No comments
Este post se publicó originalmente en mi otro blog: www.placerporcorrer.wordpress.com


Es invierno y cuesta arrancar (o continuar) una rutina de correr. Yo este año logré por primera vez que el invierno no me amedrente. Por más placentero que sea correr para mí, salir de mi casita a enfrentar el viento y el frío no siempre me tienta.

Así que usé estas 4 claves para mantenerme firme:

1.     Tener Citas Fijas con un Grupo de Corredores o/y con Compañera(s) de Corridas

Nada me mantuvo más constante que el aliento de mi nuevo grupo: Trotamundos Running Uruguay y coordinar salidas con mi hermana.

Beneficios:
·         días y horarios fijos de entrenamiento (no necesito decidir cuándo salir... y es más difícil saltearse una salida cuando sé que clavo a un amigo si me echo para atrás)
·         camaradería, compañerismo, diversión, motivación.

         2.     Anotarme a una Carrera

Unirme al grupo de running me aseguró tener citas fijas 3 días por semana. Igual es fácil que el clima, o el cansancio luego de una jornada larga de trabajo, me ‘de fiaca’, y me salteo entrenamientos. Solución: anotarme a una carrera que me desafíe un poquito. Nos propusimos con mi hermana correr la 7km del BBVA este año. Tenemos un mes y medio para entrenar. Eso debería ser suficiente motivación.

Beneficios:
·         motivación extra para no saltearse entrenamientos.
·         sensación de estar construyendo hacia una meta

       3.     Tener un Plan de Entrenamiento

Salir a correr y hacer siempre lo mismo me aburre. Por eso me gusta tener un plan de entrenamiento variado. Además esto me evita tener que pensar ‘qué hacer hoy’. Cuando salgo a correr no quiero tener que tomar demasiadas decisiones, hago lo que dice el plan a no ser que algo extraordinario justifique cambiarlo. Cuando corro con mi grupo sigo el plan que marca el entrenador. Cuando corro con mi hermana, seguimos un plan simple de los miles que se pueden encontrar online, o en revistas o libros de correr.

Beneficios:
·         mantener el interés y el desafío
·         seguir perdiendo peso (se sabe que hacer siempre lo mismo genera acostumbramiento)
·         no tener que pensar ‘¿qué hago hoy?’

     4.     Aprontar y Agendar

Hay miles de cosas simples que puedo hacer para allanarme el camino. Las que más me sirven son: a) dejar la ropa pronta (ya sea cerca de la cama si salgo de mañana, o llevarla en un bolso si voy directo de trabajar),  b) fijar las horas de la salida en mi agenda desde la semana anterior (mejor si además lo arreglé con mi hermana o una amiga, así le agrego un extra de compromiso), y c) entrenar cerca de casa para que no me de pereza el trayecto de ida y vuelta.

Beneficios:
·         eliminar excusas y obstáculos
·         priorizar la salida a correr sobre otras actividades

Happy Running!

-Vicky 


lunes, 3 de agosto de 2015

On 15:02 by Victoria Stanham in , ,    No comments
Este post fue originalmente publicado en mi nuevo blogsite dedicado el correr y la Técnica Alexander en www.placerporcorrer.wordpress.com


Escrito por Victoria Stanham
Cada vez que intenté engancharme con una rutina de correr, nunca me duró más de un mes. Mi razón principal para someterme a esta particular forma de tortura era bastante básica: quería perder peso y había leído por ahí que correr quema más calorías por minuto que caminar.

Así que me arrastraba hasta la Rambla un par de veces por semana para una sesión de 30 minutos de tortura… digo de caminar-correr-caminar. Aunque me encantaba la sensación al final de la corrida, odiaba cada minuto de poner un pie frente al otro  mientras se me agitaba la respiración y me dolía hasta el caracú. Este sufrimiento sin sentido era la principal razón por la que empezaba a saltearme salidas usando cualquier escusa que tuviese a mano.

Cuantas más salidas me salteaba, más difícil era luego romper la inercia. Eventualmente alguna lesión menor o dolorcillo molesto me dejaba fuera de acción por un par de semanas y ese era el fin de mis ímpetus corredores. La sola idea de tener que construir otra vez mi resistencia muscular y cardiovascular para tolerar 20 minutos de corrida continua sin querer morirme en el proceso, era suficiente para matar cualquier motivación.

Decidí que correr no era para mí. Cuando la locura del Running llegó a Uruguay me felicitaba de no ser uno de esos loquitos que corren por la Rambla, con sus caras de sufrimiento, sus pisadas pesadas, y sus respiraciones agitadas.

También decidí que no necesitaba correr. Habiendo encontrado el Pilates (donde por primera vez me enamoré del movimiento) y la Técnica Alexander (donde adquirí una comprensión profunda del movimiento desde nuestro diseño natural) consideraba más que satisfecha mi necesidad de movimiento. Y así lo fue por varios años.

Pero lo gracioso fue que el Pilates y la Técnica Alexander me dejaron tan cómoda con mi cuerpo que, sin darme cuenta, me fui acercando cada vez más a disfrutar de todas las posibilidades de movimiento del ser humano… y el correr no es más que la evolución natural del caminar.

Así que cuando mi hermana, que solía odiar correr, empezó a entrenar y corrió su primera 5k, decidí que podía darle al Running otra chance. Para mi muy agradable sorpresa me encontré con que esta vez no lo odié PARA NADA, es más, lo AMÉ.

Mi entrenamiento en Pilates y Técnica Alexander me habían vuelto una atleta extremadamente eficiente; tenía más resistencia de la esperable para alguien que no había corrido ni el ómnibus en años. Lo mejor fue descubrir que, incluso cuando me salteaba un par de semanas de entrenamiento, podía volver a las pistas sin sentir demasiada pérdida de resistencia cardiovascular.

Viendo que el correr se me hacía tan fácil y disfrutable, mi hermana me preguntó cuál era el truco. No es tanto un truco, sino una serie de principios de organización que le permiten a la mente y el cuerpo coordinarse mejor, dando como resultado la capacidad de mantener buena forma y un patrón de respiración profunda, incluso en momentos de gran esfuerzo físico. La mejor parte fue descubrir que estos principios son fácilmente enseñables y aprendibles.

Decidí por tanto escribir este blog para documentar mi encaré del Running, con la esperanza que pueda ayudar a otros interesados en pasar de ‘odio-correr’ a ‘amo-correr’. Mi hermana va a mantenerme al tanto de lo que funciona y lo que no, así que lo que aquí aparezca ya habrá sido probado en las pistas. Lo que compartiré son mis consejos y secretos que cumplen su criterio principal para una corrida: que no dure más de 30 minutos.

Así que si te interesa poder encontrar placer al correr, dejá un comentario, hacé una pregunta, sugerí un tema de investigación. Si me contás lo que te está impidiendo disfrutar de tus corridas, o lo que te frena de siquiera arrancar a correr, haré lo posible por descubrir cómo llevarte un paso más cerca a atarte los cordones.

Happy Running!


-Vicky