sábado, 27 de septiembre de 2014

On 20:25 by Victoria Stanham in , , ,    No comments
Un blog sobre por qué aprender anatomía básica.

Bienvenido al blog. En seguida arrancamos, así que ponete cómodo para leer.

Hagamos juntos una respiración completa y profunda para llegar.

Ok. Arranquemos.

Hoy el blog pretende explicar por qué es importante el estudio de la anatomía en cualquier intento de corregir problemas posturales. Me gustaría que al final de tu lectura puedas reconocer al conocimiento anatómico como algo vivo, en constante evolución, y que toma datos no solo de tus ideas sino también de tus sentidos.

¿Qué te atrae ti del tema?

Primero recordaremos el paradigma del que estamos parados, o sea la concepción del mundo que justifica esta visión del conocimiento

Unidad: se aprende con la mente y el cuerpo al mismo tiempo, y se considera al cuerpo como un todo-integrado.

Uso-Función-Estructura: miramos la anatomía (estructura) en relación a qué función cumple, recordando que cómo nos usamos afecta a ambas.

La coherencia del Diseño: todo en nuestro diseño anatómico tiene su razón de ser.

Las interferencias a la percepción: nuestras ideas sobre el cuerpo y nuestras sensaciones sobre él no siempre se condicen, y a veces las ideas están bastante alejadas de la realidad física.

Cómo sobre qué: Es más importante entender cómo funciona, cómo se relacionan las partes, que llenarnos de datos anatómicos que no comprendemos.

La fuerza del Hábito: Las ideas y visiones viejas son como los yuyos… vuelven y vuelven en cuanto dejamos de prestar atención.

Hablemos ahora de por qué estudiar anatomía.

Pero antes de seguir, desperezate. Si estamos mucho rato en una sola actitud se entumece el cuerpo y el cerebro. Para que circule la sangre oxigenada devuelta a todos los tejidos, dales la chance de movilizarse.

Genial. Sigamos.

¿Saber Anatomía me asegura tener Buena Postura?

No. Si saber de anatomía te convirtiese automáticamente en una persona elegantemente erguida, entonces todos los doctores, anatomistas, fisioterapeutas y profes de educación física serían paragones de buena postura.

¿Para qué me sirve Estudiar Anatomía si lo que quiero es Corregir mi Postura?

1. La buena postura es un tema de coordinación. Si no sos de las personas naturalmente (e inconscientemente) bien coordinadas, entonces vas a tener que aprender a coordinarte conscientemente. Para ello, necesitás sentir dónde están y qué están haciendo tus diferentes partes. Y para esto vas a necesitar conocer tus partes más importantes y cómo se sienten.

2. Conocer anatomía básica (nombre, forma y sensación de tus principales huesos y articulaciones) te da un lenguaje común para seguir instrucciones de forma inteligente.

Incluso si sos de las personas naturalmente bien coordinadas, nunca está de más saber cómo estás lográndolo, por 4 razones básicas:
a) En caso de que pierdas tu coordinación y quieras recuperarla.
b) En caso que te tranques en tu progreso en cualquier disciplina física que practiques.
c) En caso que quieras explicarle o enseñarle a otro cómo hacer lo que tú hacés tan fácilmente.
d) Para abrirte a otras posibilidades y elecciones que quizás no imaginás poder tener.

Nuestros cuerpos vivos son universos fascinantes por descubrir.

Esto es todo por hoy.

Hasta la próxima.


Victoria

viernes, 19 de septiembre de 2014

On 18:17 by Victoria Stanham in ,    No comments
Un blog sobre la importancia de desperezarse.
 

¡Hola! ¿Cómo estás? ¡Qué bueno que vinisite! Hoy tenemos un blog especial.

Ponete cómodo y acompañame un segundo mientras cerramos los ojos para respirar profundo tres veces.

Me gusta darme un instante de silencio interno para reconocer que empieza algo nuevo. Es una forma de honrar cada comienzo. También nos deja listos para poder conectar con el propósito de este encuentro. Es difícil escucharlo si seguimos con la inercia y el ruido de la actividad anterior.

El propósito de este blog es aclarar por qué es importante movilizar diariamente los tejidos y las articulaciones.
Me gustaría que al finalizar tu lectura te sientas un poco más inspirado a moverte diariamente… aunque no lo hagas ya. Con que se siembre la semilla me sirve.
Sabiendo de qué se trata este blog, ¿cuál es tú propósito al respecto?

Primero revisaremos los principios fundamentales que subyacen a lo que voy a plantearte como práctica diaria.

Luego te voy a contar un poco:
- por qué es importante movilizar las articulaciones diariamente
- qué articulaciones hay que movilizar
- cómo movilizar las articulaciones (pautas de atención)

Siempre que realices el trabajo de movilización, te sugiero que recuerdes que:

1. Sos una Unidad: Todos tus tejidos están conectados, por lo que cuando muevas una parte de tu cuerpo, estás de alguna forma repercutiendo en el todo. Tratá de ser consciente de tu totalidad mientras movés una parte.

2. Tu Uso, Tus Funciones y Tu Estructura están Interrelacionados: Recordá que mente y cuerpo son una unidad también, por lo que la calidad de tu atención y tus pensamientos afectarán la calidad de tensión en tus tejidos.
3. Removiendo Interferencias todo es menos dificultoso: Cuando tus tejidos y articulaciones están apretados, contracturados y sin espacio para moverse libremente, todo movimiento que realices lleva mucho esfuerzo y más tensión. A medida que vuelvas a ganar espacio y movilidad en tus articulaciones y tejidos, tu rendimiento físico (y por tanto mental) aumentará.

4. Las interferencias se descubren al volver más precisa la percepción: Cuanto más perceptivo te vuelvas, más descubrirás sobre tu propio funcionamiento, y más hábil serás en reconocer donde los hábitos te están interfiriendo.

5. La clave para ganar en precisión sensorial es mantener viva la curiosidad: Tus hábitos te harán creer que ya conoces todo sobre un movimiento. No los dejes. Siempre hay algo nuevo que aprender, una capa más profunda para ir.

¿Por qué es importante movilizar diariamente articulaciones y tejidos?
Los gatos, los perros los caballos, los niños lo hacen instintivamente.
Hasta tú lo hacés cada tanto. Un buen bostezo, desperezándote, estirando la espalda, la panza, los hombros, las piernas.
El cuerpo y la mente lo necesitan para auto-regularse, sobretodo cuando han estado fijos mucho tiempo en una misma posición o actitud.

Hacerlo a consciencia y con consciencia te ayudará además a:
1) re-descubrir las posibilidades de movimiento de tu cuerpo;
2) reconocer el efecto que tiene tener un cuerpo flexible dispuesto para el movimiento en todos los niveles (mental, emocional, físico);
3) calmar la mente y enseñarle a habitar el cuerpo, aumentando tu capacidad de foco.
.
¿Qué articulaciones hay que movilizar?
Lo ideal es mover todas las articulaciones en todas las direcciones y rangos que permiten.

Observá cómo lo hacen los perros o los gatos, cómo se estiran, se desperezan se revuelcan, bostezan, se sacuden y siguen adelante con su día.

Si preferís una guía un poco más detallada, podés usar la siguiente:

Piernas y Pies:
- apretá y estirá los dedos y la planta del pie
- girá tus tobillos
- flexioná y estirá la rodilla
- dejá que tu pierna rote suelta desde la cadera, hacia adentro y hacia afuera.

Brazos y Manos:
- apretá y estirá los dedos y la palma de la mano
- girá tus muñecas
- flexioná y estirá los codos
- dejá que tus brazos roten sueltos desde el hombro, haciendo círculos hacia adentro y hacia afuera.

Cuello y Cabeza:
- decí suavemente que “sí”,  que “no”, y “más o menos” con la cabeza, como si dibujaras líneas y arcos con la nariz en el aire.
- Recordá que tu cabeza y tu cuello se unen a la altura de tus orejas, en el punto de la línea que uniría un oído con el otro en el centro de tu cabeza. Hacé los movimientos consciente que comienzan desde allí.

Ojos y Boca:
- Apretá fuerte los ojos y la mandíbula y luego abrí grande ojos y boca.
- Bostezá grande y sin vergüenza.
- Pensá en algo gracioso o dulcemente placentero y dejá que ese recuerdo te haga sonreír de verdad, que toda tu cara se expanda y relaje en una gran sonrisa.

Torso:
- Entrecruzá los dedos de las manos y desperézate grande, estirándote hacia adelante, hacia arriba, un poquito hacia atrás, hacia los costados y rotando hacia un lado y el otro.

¿Cómo movilizar las articulaciones (pautas de atención)?
Esta serie la puede practicar cualquiera. Lo importante es hacerlo con consciencia, llevando la atención al movimiento.

Recordá respirar. Cuando nos concentramos a veces dejamos de respirar, y esto genera tensión en todo el sistema. Respirar libre y acompasadamente es parte del movimiento.

Si vas a hacer la práctica completa, recordá descansar cuerpo y mente entre ejercicio y ejercicio. Si no estás acostumbrado a llevar la atención al cuerpo, al principio puede ser agotador. Así que dejá que cuerpo y mente divaguen un poco, y volvelos a traer suavemente para el siguiente ejercicio.

Listo por hoy.
Desperezate. Bostezá. Hacelo grande, exagerado y ruidoso.
Sacate las mentiras, las telarañas, los entumecimientos.
Expandite, contraete y expandite devuelta como un acordión.

Hasta la próxima.

Victoria

sábado, 13 de septiembre de 2014

On 11:36 by Victoria Stanham in ,    No comments
Un blog sobre las bases del trabajo con la Técnica Alexander


Buenas. Bienvenido al blog.
Antes que nada tomate unos segundos para ponerte cómodo para leer.

¿Listo?
Ahora cerrá los ojos e inhalá profundo, llenándote de aire, y exhalá largo, vaciando todo el aire de tus pulmones. Repetilo 2 veces más.

Ahora sí. Comencemos.

El blog de hoy es sobre las 5 concepciones fundamentales que explican el trabajo en la Técnica Alexander.
Mi objetivo es compartirte estas ideas de la forma más breve y clara posible.

Pero antes de seguir leyendo, planteate lo siguiente:
¿Qué querés tu sacar de este blog? ¿Está alineado tu objetivo con lo que se propone?

La Técnica Alexander tiene sus principios fundamentales (la lista completa aparece al final del blog). Todos los principios están de alguna forma incluidos en las 5 ideas clave que voy a explicar. Trabajar desde estas bases implica una “forma de ver” el mundo particular.

Las 5 ideas clave son:
1. La unidad indivisible del organismo.
2. El uso es una constante que afecta la estructura y su funcionamiento.
3. Lo correcto se hace sólo si quitás las interferencias.
4. El uso mejora mejorando la calidad de la percepción.
5. El cambio ocurre cuando comprendemos el mecanismo y la fuerza del hábito.

Expliquemos el alcance de cada idea.

1. La unidad indivisible del organismo.
- Cuerpo y Mente son inseparables.
O sea, lo que ocurre en el cuerpo se refleja en una idea, y vice-versa.
- No se puede cambiar una parte sin alterar el todo.
Esto aplica tanto para la interrelación entre cuerpo y mente, como para la interrelación entre las partes del cuerpo mismo, o entre las ideas entre sí.

2. El uso es una constante que afecta la estructura y su funcionamiento.
- Nos usamos (cuerpo y mente) constantemente.
Para estar vivos tenemos que usar nuestro cuerpo y nuestra mente todo el tiempo. “Usarte” implica “dirigir” el funcionamiento de las estructuras de tu cuerpo y mente, (de la misma forma que “usar” un lápiz implica “dirigir” el trayecto del grafo sobre el papel).
- Cómo nos usamos nos modifica (para bien o para mal).
Cómo usamos nuestro cuerpo y nuestra mente afecta las funciones y estructuras mentales y corporales.

3. Lo correcto se hace sólo si quitás las interferencias.
- El “diseño” estructural de nuestro sistema corporal-mental es “coherente” para las funciones que tiene que cumplir.
O sea, todo en tu sistema corporal y mental tiene una razón de ser, una lógica. Lo más eficiente es usar la estructura según la ‘lógica de su diseño’.
- Dadas las correctas condiciones el diseño funciona eficientemente.
O sea, cuando nos creamos condiciones que favorecen la lógica de nuestro diseño y nos usamos respetando esa lógica, no se desperdicia energía en acciones innecesarias para nuestro objetivo. Tenemos entonces toda nuestra energía disponible para lograr lo que queremos.

4. El uso mejora mejorando la calidad de la percepción.
- La percepción es un acto de la consciencia que asocia una idea con una sensación.
O sea, gran parte de los problemas de funcionamiento y estructurales tienen su raíz en una incorrecta interpretación de los datos sensoriales. No conocemos nuestro propio diseño. Si trabajamos sobre esta coordinación de ideas y sensaciones, tenemos chances de mejorar como nos usamos.
- La forma que percibimos (interpretamos) se vuelve un hábito rápidamente (respuesta automática), y deja de requerir procesamiento consciente de las sensaciones.
O sea, la base del trabajo en cambiar nuestro uso es primero volver a hacer consciente, lo inconsciente, y así develar qué ideas y sensaciones (interpretaciones) están fundamentando nuestra respuesta corporal.


5. El cambio ocurre cuando comprendemos el mecanismo y la fuerza del hábito.
- Los hábitos son fuertes porque no requieren de energía de pensamiento consciente para ser ejecutados.
Los hábitos son respuestas automáticas y prontas-para-usar, para estímulos específicos. Nuestros hábitos de pensamiento y acción dan forma a nuestras vidas y guían nuestras acciones diarias.
- Para sobreponerse a un hábitos hay que aplicar energía de pensamiento consciente cada vez que nos encontramos con el estímulo a la acción.
Para hacer esto, primero tenemos que ser conscientes del hábitos, y luego tenemos que aplicar suficiente energía de pensamiento consciente para des-hacer la respuesta automática y guiar la nueva respuesta. Tenemos que estar listos para hacer esto cada vez que se nos presenta el estímulo; por lo que la paciencia, la auto-compasión y la capacidad de reírnos de nosotros mismos son sumamente necesarios para no desesperar en la hazaña.

Es todo por hoy.
Cualquier consulta o duda, podés escribirla en el espacio para comentarios, o enviarme un email a vstanham@gmail.com

Hasta la próxima.

Victoria

--
Lista de los Principios de la Técnica Alexander.
  • Unidad Psicofísica & Unidad del Organismo
  • El Uso afecta la Función
  • Inhibición & Dirección
  • La Fuerza del Hábito & La necesidad de Decirle ‘No’ al Estímulo
  • El Control Primario
  • Apreciación Sensorial No-Confiable
  • El Principio de los ‘Medios-por-los-cuales’ en vez de ‘Perseguir Fines’ & El Principio de ‘No-hacer’
  • Reconocimiento de la necesidad de un Control Constructivo y Consciente del Individuo y del Uso como la Constante Universal de la Vida para lograr la Herencia Suprema del Hombre.


viernes, 5 de septiembre de 2014

On 13:52 by Victoria Stanham in , ,    No comments

¡Hola! Llegaste al blog.

Tomate un momento para llegar completamente.

Dejá que llegue tu cuerpo: soltá todo el esfuerzo muscular de lo que venías haciendo antes... no necesitás tanto esfuerzo y tensión para leer.

Dejá que llegue tu mente: ¿está tu atención aquí en lo que estás leyendo? ¿O seguís pensando en lo que leíste antes o en lo que tenés que hacer después?

Dejá que llegue tu estado emocional: tus emociones te informarán sobre cómo te resulta lo que leés, pero sólo si reaccionás al estímulo presente. Si seguís reaccionando a lo que ya pasó, o estás reaccionando ya a lo que pasará después, ¿cómo vas a saber qué reacción merece lo que estás leyendo ahora?

¿Llegaste? Ahora sí. Bienvenido al blog.

Este blog es sobre la secuencia que usa la Técnica Alexander en el proceso de cambio de hábitos. El propósito de este blog es aclarar los pasos que se suceden (y se superponen) en cualquier proceso de cambio consciente.

Como profesora y estudiante de Técnica Alexander veo esta secuencia ocurrir en mi propio proceso y en el de mis alumnos. Sin embargo, la secuencia no es evidente, y por eso nuestros procesos de cambio nos resultan caóticos.

Aprender a reconocer el orden en el caos nos da cierta medida de tranquilidad… y cierto grado de control: podemos dejar de interferir en la dirección natural de las cosas.
Me gustaría mostrarte la secuencia natural del proceso de cambio con la esperanza que puedas reconocer en qué etapa estás hoy y cuál es el próximo paso a permitir.

Primero, elegí tu pregunta sobre tu proceso. Vas a recibir un montón de información, externa (de este blog, del ambiente) e interna (pensamientos, emociones, reacciones musculares). Tener una pregunta te ayudará a ordenar la información que hoy te es útil, y descartar la información que hoy no lo es.

Recordá chequear cada tanto tu reacción (física, mental, y emocionalmente) a lo que leés. Tu reacción es parte de la información que necesitás ordenar. Y también notá a dónde se va tu atención, ya que tu reacción y tu atención están íntimamente relacionadas.

La estructura de este blog sigue la estructura de una clase de Técnica Alexander, y por lo tanto de un proceso de cambio.

1)  Llegamos. Llegamos porque tenemos una inquietud y buscamos una respuesta. Y para recibir la respuesta, necesitamos honrar el espacio al que vinimos a buscarla, necesitamos abrirnos a escuchar lo que ocurre en el presente.

2) Aclaramos nuestro propósito. Esto implica entrar en contacto con nuestra necesidad, pero también ajustarla a lo que el contexto puede ofrecer. De nada sirve buscar comida vegana en una carnicería.

3) Entramos en proceso. Esta parte tiene dos componentes. Uno de ellos lo pone el que busca: su atención. El otro lo pone quien está a cargo del espacio de práctica: la propuesta de investigación.

La propuesta dependerá de la etapa del proceso en la que estés.

Primera: Establecemos un lenguaje común. Hay que conocer la herramienta antes de empezar a usarla.

Segunda: Aplicamos el lenguaje a una acción simple. Cuando ya conocemos la herramienta podemos empezar a usarla en tareas sin demasiadas variables.

Tercera: Aplicamos el lenguaje a una acción compleja. A medida que nos familiarizamos con la herramienta y su uso, empezamos a agregar variables, experimentando con combinaciones que se acercan cada vez más a la “vida real”, donde los estímulos son variados e impredecibles.

Cuarta: Aplicamos el lenguaje en la “vida real”. La vida real nos va a marcar hasta dónde hemos avanzado, y dónde aún estamos en la oscuridad. Es el mejor campo donde cosechar la próxima pregunta para seguir alimentando el proceso.

Y cada tanto, entre etapa y etapa, o dentro de cada etapa, paramos para descansar, para dejar que la información se asiente, que “caigan las fichas”. Estos descansos son esenciales. Usalos para: a) evaluar tu progreso, y b) decidir tu siguiente paso. Pero por sobre todo, usalos para: c) celebrar tus avances.

Y tú, ¿en qué etapa estás?

Hasta la próxima.


Victoria