sábado, 13 de septiembre de 2014

On 11:36 by Victoria Stanham in ,    No comments
Un blog sobre las bases del trabajo con la Técnica Alexander


Buenas. Bienvenido al blog.
Antes que nada tomate unos segundos para ponerte cómodo para leer.

¿Listo?
Ahora cerrá los ojos e inhalá profundo, llenándote de aire, y exhalá largo, vaciando todo el aire de tus pulmones. Repetilo 2 veces más.

Ahora sí. Comencemos.

El blog de hoy es sobre las 5 concepciones fundamentales que explican el trabajo en la Técnica Alexander.
Mi objetivo es compartirte estas ideas de la forma más breve y clara posible.

Pero antes de seguir leyendo, planteate lo siguiente:
¿Qué querés tu sacar de este blog? ¿Está alineado tu objetivo con lo que se propone?

La Técnica Alexander tiene sus principios fundamentales (la lista completa aparece al final del blog). Todos los principios están de alguna forma incluidos en las 5 ideas clave que voy a explicar. Trabajar desde estas bases implica una “forma de ver” el mundo particular.

Las 5 ideas clave son:
1. La unidad indivisible del organismo.
2. El uso es una constante que afecta la estructura y su funcionamiento.
3. Lo correcto se hace sólo si quitás las interferencias.
4. El uso mejora mejorando la calidad de la percepción.
5. El cambio ocurre cuando comprendemos el mecanismo y la fuerza del hábito.

Expliquemos el alcance de cada idea.

1. La unidad indivisible del organismo.
- Cuerpo y Mente son inseparables.
O sea, lo que ocurre en el cuerpo se refleja en una idea, y vice-versa.
- No se puede cambiar una parte sin alterar el todo.
Esto aplica tanto para la interrelación entre cuerpo y mente, como para la interrelación entre las partes del cuerpo mismo, o entre las ideas entre sí.

2. El uso es una constante que afecta la estructura y su funcionamiento.
- Nos usamos (cuerpo y mente) constantemente.
Para estar vivos tenemos que usar nuestro cuerpo y nuestra mente todo el tiempo. “Usarte” implica “dirigir” el funcionamiento de las estructuras de tu cuerpo y mente, (de la misma forma que “usar” un lápiz implica “dirigir” el trayecto del grafo sobre el papel).
- Cómo nos usamos nos modifica (para bien o para mal).
Cómo usamos nuestro cuerpo y nuestra mente afecta las funciones y estructuras mentales y corporales.

3. Lo correcto se hace sólo si quitás las interferencias.
- El “diseño” estructural de nuestro sistema corporal-mental es “coherente” para las funciones que tiene que cumplir.
O sea, todo en tu sistema corporal y mental tiene una razón de ser, una lógica. Lo más eficiente es usar la estructura según la ‘lógica de su diseño’.
- Dadas las correctas condiciones el diseño funciona eficientemente.
O sea, cuando nos creamos condiciones que favorecen la lógica de nuestro diseño y nos usamos respetando esa lógica, no se desperdicia energía en acciones innecesarias para nuestro objetivo. Tenemos entonces toda nuestra energía disponible para lograr lo que queremos.

4. El uso mejora mejorando la calidad de la percepción.
- La percepción es un acto de la consciencia que asocia una idea con una sensación.
O sea, gran parte de los problemas de funcionamiento y estructurales tienen su raíz en una incorrecta interpretación de los datos sensoriales. No conocemos nuestro propio diseño. Si trabajamos sobre esta coordinación de ideas y sensaciones, tenemos chances de mejorar como nos usamos.
- La forma que percibimos (interpretamos) se vuelve un hábito rápidamente (respuesta automática), y deja de requerir procesamiento consciente de las sensaciones.
O sea, la base del trabajo en cambiar nuestro uso es primero volver a hacer consciente, lo inconsciente, y así develar qué ideas y sensaciones (interpretaciones) están fundamentando nuestra respuesta corporal.


5. El cambio ocurre cuando comprendemos el mecanismo y la fuerza del hábito.
- Los hábitos son fuertes porque no requieren de energía de pensamiento consciente para ser ejecutados.
Los hábitos son respuestas automáticas y prontas-para-usar, para estímulos específicos. Nuestros hábitos de pensamiento y acción dan forma a nuestras vidas y guían nuestras acciones diarias.
- Para sobreponerse a un hábitos hay que aplicar energía de pensamiento consciente cada vez que nos encontramos con el estímulo a la acción.
Para hacer esto, primero tenemos que ser conscientes del hábitos, y luego tenemos que aplicar suficiente energía de pensamiento consciente para des-hacer la respuesta automática y guiar la nueva respuesta. Tenemos que estar listos para hacer esto cada vez que se nos presenta el estímulo; por lo que la paciencia, la auto-compasión y la capacidad de reírnos de nosotros mismos son sumamente necesarios para no desesperar en la hazaña.

Es todo por hoy.
Cualquier consulta o duda, podés escribirla en el espacio para comentarios, o enviarme un email a vstanham@gmail.com

Hasta la próxima.

Victoria

--
Lista de los Principios de la Técnica Alexander.
  • Unidad Psicofísica & Unidad del Organismo
  • El Uso afecta la Función
  • Inhibición & Dirección
  • La Fuerza del Hábito & La necesidad de Decirle ‘No’ al Estímulo
  • El Control Primario
  • Apreciación Sensorial No-Confiable
  • El Principio de los ‘Medios-por-los-cuales’ en vez de ‘Perseguir Fines’ & El Principio de ‘No-hacer’
  • Reconocimiento de la necesidad de un Control Constructivo y Consciente del Individuo y del Uso como la Constante Universal de la Vida para lograr la Herencia Suprema del Hombre.


0 comentarios:

Publicar un comentario