viernes, 20 de diciembre de 2013

On 10:55 by Victoria Stanham   No comments
El domingo pasado tome mi última clase de Técnica Alexander del año con mi mentora. Ella se estará volviendo para Inglaterra pronto, y no volverá a Uruguay hasta tarde en el 2014. Así que decidí que tenía que aprovecharla lo más posible antes de que se vaya.

Ese fue mi error.

Cuando funciono desde una mentalidad de escasez no aprovecho las cosas. Estoy simplemente siendo una glotona, tratando de ingerir todo lo posible con la esperanza de que se digerirá solo a su tiempo, y que podré utilizar los resultados luego. ¡Suerte en pila! Generalmente, NO se asimila en absoluto.

Me di cuenta de mi error cuando mi profesora me pregunta (dándome una buena dosis de mi propia medicina) “Bueno Vicky, ¿qué es lo que TU querés investigar hoy?”Un poco nerviosa de que me hayan atrapado sin una pregunta energizada, dije algo vago sobre lograr más apreciación sensorial en mi lordosis lumbo-sacra. 

Primer foul.

En seguida me di cuenta de lo no-específico de mi pedido, y cuán desconectado estaba de una función real… y sobre todo, cuán apagada sonaba mi voz al hacer el pedido. Esa pregunta simplemente no tenía vida dentro mío.

Verás, en mi última clase con mi profe habíamos estado investigando esta área en particular. Pero no la habíamos investigado porque sí, habíamos llegado a ella por una pregunta muy específica que yo le hice sobre otra cosa… Investigar la mecánica de la lordosis lumbo-sacra fue el resultado de la investigación de mi pregunta original, y no el origen de la cosa. 

Al terminar aquella clase (hace más de un mes) me había llevado un montón de información nueva, con la que estuve trabajando sola, investigando, jugando. 

Pero, (como dije la semana pasada), a esta altura del año estoy un poco cansada. Definitivamente he dejado todas las investigaciones intricadas de mis cuerpos físicos, mentales y emocionales para después de las fiestas, cuando esté un poco más descansada y lista para zambullirme dentro de alguna jugosa pregunta sobre el uso de mis cuerpos. Pero en este momento… en este momento honestamente la lordosis lumbo-sacra me es absolutamente indiferente.

Pero mi “mentalidad de escasez” me atrapó cuando pensé que no estaré viendo a mi mentora por más de nueve meses. Así que insistí en arrastrarme a mí misma y a ella por una clase de Técnica Alexander en un día de calor extremo. Y tengo que asumir que yo ni siquiera estaba dando mi 50% correspondiente al encuentro. 

Entonces me pregunta mi profe luego de ayudarme a soltar la bendita zona lumbo-sacra, “¿En qué actividad querés mirar ahora a la mecánica de esta zona? Porque ya lo sabés Vicky, que las cosas sólo cobran sentido en función, si no, es pura abstracción.”

Segundo foul.

Acá es donde mi cuenta que mi propio karma me está persiguiendo. Yo me he pasado el año entero blogueando sobre cómo es necesario mirar a las cosas en su contexto, de lo importante que es tener una pregunta que te apasiona sobre algo específico, de forma de poder extraer la lección universal desde un lugar de interés personal; y sólo así es que puedes anclar firmemente la lección en tu experiencia personal.

Y aquí estaba yo, balbuceando de que no tenía  ni la más pálida idea de en qué función quería investigar a la mecánica lumbo-sacral; sintiéndome además como una completa idiota y dándome cuenta que la lordosis lumbo-sacra en ese momento ME IMPORTABA UN BLEDO.

Mi profe dijo un montón de cosas interesante durante la clase. Yo, claro está, no me puedo acordar de casi nada en este momento, porque no estaba 100% presente en mi lección. Eventualmente decidimos terminar la clase e ir a almorzar y bañarnos en la piscina… ¡Ah! ¡Eso sí que estaba bien vivito para mí!


¿Qué tiene que ver todo esto contigo?


Es ESE momento del año. Estamos todos corriendo como pollos sin cabeza tratando de hacer todo lo que podamos antes de que lleguen las fiestas y el fin de año. De repente nos acordaos de TODO lo que tendríamos que haber hecho antes del final del 2013, y estamos como enloquecidos tratando de apretar todo lo que podamos en las últimas semanas y días antes de la Noche Vieja.

Así que pará. Respirá. El mundo NO SE ESTÁ ACABANDO. Todo lo que tenés que hacer va a seguir en tu lista de todos modos en la mañana del 1ero de Enero del 2014; y seguramente puede esperara a que hayas descansado y acomodado tu cabeza antes de que encares esos temas.

Así que pará. Respiraá. Pensá en qué preguntas ESTÁN REALEMNTE VIVAS en ti en este momento. ¿Qué te apasiona AHORA? Quizás sea descansar, o reconectar con seres queridos para las fiestas, o comprar regalos de Navidad, o disfrutar del ambiente festivo (y la rica comida).

Deshacete de la mentalidad de escasez que te tensa, te arruga, te aprieta. Cambiate a la mentalidad de la abundancia que te abre, te libera, de ensancha y te elonga, y te expande en todos los sentidos.

Yo sé que hubiese sido más productivo el pasar mi tiempo con mi mentora simplemente ESTANDO allí con ella, disfrutando de su compañía. Después de todo, es a ELLA que voy a extrañar. Empaparme en su presencia (y en su piscina) era lo que estaba vivo en mí ese día. (…Porque ¿a quién le importa la lordosis lumbo-sacra?)

¡Feliz Navidad a todos y un Muy Feliz Año Nuevo!

¡Así que andá a amar a alguien, descansar y disfrutar de la buena comida de las fiestas!

Victoria


--
"Cloud Question Mark" courtesy of Ventrilock / FreeDigitalPhotos.net

"Christmas Greeting Card11"courtesy of gubgib / FreeDigitalPhotos.net

0 comentarios:

Publicar un comentario