martes, 18 de agosto de 2015

On 15:07 by Victoria Stanham in ,    No comments
Post publicado originalmente en el blog www.placerporcorrer.wordpress.com


Escrito por Victoria Stanham
La respuesta de la mayoría de mis amigas no-corredoras a “¿Por qué no corrés?” es algo tipo, “Me encanta la idea de correr… Es solo que odio el acto  de correr en sí mismo.”
Si todos hemos nacido con el hardware y software necesario para la tarea… ¿por qué es que correr es placentero sólo para unos pocos privilegiados? ¿Tiene que ser así? ¿Se puede hacer algo al respecto?
Creo que sí. Tengo una idea para compartirte...
Aclaremos primero, no te voy a enseñar cómo ir “del sofá a los 5k”, ni te voy a sugerir qué zapatillas usar, ni qué plan de entrenamiento seguir, ni qué deberías comer antes de correr. Estos son todos temas que ya han sido más que cubiertos en otros artículos sobre correr que puedes encontrar en la web.
Mi especialidad no es tanto sobre las cosas “externas” del correr, sino sobre los factores “internos”. Después de todo, el disfrute o placer es algo interno y personal. Lo que encontrarás aquí son ideas sobre cómo manejar tu respiración, cuerpo y mente para que dejen de pelearse entre sí y empiecen a cooperar durante tus corridas.
¿Para qué quieres esto?
Para tener experiencias de felicidad mientras corres. Ni más, ni menos.
¿En qué se basa esta mística-corredora?
1.     Consciencia y Uso Respiratorio. Disfrutar de una corrida es casi equivalente a disfrutar de respirar. ¿Disfrutas de respirar? ¿Te gusta como respiras? ¿Disfrutas de tu respiración incluso cuando se te acelera el corazón? ¿O será que de repente se te vuelve dolorosa y se te va de control?
2.     Consciencia y Uso Mental. Una respiración fuera de control equivale a una mente fuera de control… y vice-versa. ¿A dónde se va tu mente mientras corres? La mayoría del cansancio y sufrimiento se origina en una mente fuera de control; una vez que aprendes a dejarla descansar en el cuerpo (su casa) dispones de muchísima más energía.
3.     Consciencia y Uso Corporal. El cuerpo es el lugar de descanso para tu respiración y tu mente. Pero si en esa casa habitan también el dolor y la tensión, no puedes culpar a la respiración y la mente de querer irse a otra parte. Para masterizar la biomecánica del correr, primero debés aumentar tu consciencia corporal y eliminar los esfuerzos innecesarios.
Todas las quejas que generalmente escucho sobre correr tienen su origen en la espiral descendiente de un deficiente patrón respiratorio, que alimenta a una mente fuera de control, que engendra mala mecánica corporal, la cual traba más la respiración, lo que exacerba aún más el sufrimiento mental, que tensa todavía más al cuerpo... ad infinitud. 
Lo más triste es que no somos siquiera conscientes de que esto está ocurriendo. Sólo somos conscientes del resultado: la incomodidad y el dolor que nos ocasiona en una parte concreta. Por lo que, antes de que empieces a googlear ‘ejercicios respiratorios’ y ‘drills de bio-mecánica para correr’: ¡DETENTE! No puedes cambiar lo que no conoces.
Mi primer consejo es este: aumentá tu consciencia corporal, mental y respiratoria.  Sobretodo empezá a notar como los 3 aspectos están íntimamente relacionados.
En posts futuros voy a compartir algunos de mis ejercicios que ayudan a mejorar estas 3 consciencias. Si no querés perdértelos, registrá tu email para recibir notificaciones de nuevos posts directamente en tu correo.
Happy Running!
-Vicky


0 comentarios:

Publicar un comentario