jueves, 7 de abril de 2016

On 11:40 by Victoria Stanham in ,    No comments

Cuando algo me duele, un diagnóstico puede ser un arma de doble filo.

Saber qué me pasa calma mi ansiedad; un ‘diagnóstico’ generalmente viene con un ‘tratamiento’. Y aquí está el peligro… Si sigo el tratamiento, si corrijo lo que está mal, si corrijo todas las partes, si encuentro la raíz del problema y la arreglo… ¿entonces me voy a curar?

El hecho es que nadie sabe. A veces me ‘curo’ (que en mi mundo significa que deja de doler o molestar y que recupero la función perdida) y se lo adjudico al tratamiento.  Y a veces hago ‘todo bien’ e igual me agarro una bursitis, me duele la rodilla, o se me irritan los ojos.

Un problema crónico, no es una invitación a “tirar la chancleta, porque total…”. Es una invitación a convivir con el lagarto, tenga el tamaño que tenga.

Aprender a vivir con él lagarto cuando está grande y destructivo como Godzilla y a vivir con él cuando está chico y manejable como Godzuki. Aprender a llevarla, a manejarla, a crearme las mejores condiciones para que me limite lo menos posible.

Pero sin luchar por erradicarlo de por vida, porque lo que sí veo es que generalmente tengo menos control sobre sus idas y venidas de lo que me gustaría.

Asumir que no me puedo salir siempre con la mía, es asumir mis limitaciones, y es volverme más humana.

En suma, para algunas molestias, soy crónica. Hay días que me duele y he aprendido a domar a Godzilla para que no destruya toda mi ciudad.

¿Qué me ayuda a transformar a Godzilla en Godzuki?

Uso el diagnóstico para saber cómo crear las mejores condiciones para que ello ocurra (hay que ayudar la situación), confío (a veces no queda otra)… y trabajo la paciencia (que nunca viene mal). 

0 comentarios:

Publicar un comentario