lunes, 20 de mayo de 2013

On 7:58 by Victoria Stanham   No comments
Existen cantidades de blogs en inglés sobre la Técnica Alexander, con contenidos de calidad, información útil, visiones interesantes. Es una lástima que el idioma impida a algunos el acceso a esta información. 
Por lo tanto he conseguido el permiso de varios profesores que escriben estos blogs para traducir algunos de sus posts al español.

Aviso que no soy traductora profesional. A su vez, soy uruguaya, y el español del Río de la Plata puede ser un poco diferente al español de otras zonas hispano-parlantes. Las traducciones tienen pequeñas aclaraciones en cursiva y entre paréntesis cuando las considero pertinentes para una mejor comprensión del significado del texto.

Aquí va la primera traducción de un artículo escrito por Mark Josefsberg que enseña la Técnica Alexander en Nueva York. 
Mark escribe con claridad, destilando los principios de la Técnica Alexander en consejos prácticos, utilizando terminología simple y de uso cotidiano. 
En este blog nos da 20 consejos prácticos para aliviar tensión (por ejemplo en este momento mientras lees este blog en tu pantalla). 
Fue el primer blog que leí de él y me encantó lo simple y claro que es, lo fácil que es aplicar sus consejos, y lo necesario que es recordarlos constantemente (¡incluso para adeptos de la Técnica Alexander!).

(Accesso directo al artículo en inglés: http://markjosefsberg.com/stress/top-20-tips-how-to-release-tension)



20 Consejos para aliviar tensión

16 de Abril, 2012 por 

Tension Relieving Tips


1. Pausa…Respira profundamente…
2. Toma conciencia de los músculos de la parte posterior de tu cuello, y luego relájalos.
3. Esto hará que tu cabeza se mueva hacia arriba.
4. Libera tu cuello nuevamente, y levemente y despacito lleva tu nariz un poquito hacia abajo.
5. Repite desde el comienzo.  (1,2,3,4.)  Permítele a los huesitos de tus asentaderas (isquiones) soltarse hacia abajo, hacia la silla pero, en oposición, tu torso y cabeza se desplazan hacia arriba.
6. Permítele a tu mandíbula colgar abierta, incluso cuando tus labios estén cerrados. Dientes separados, labios tocándose levemente.
7. Permítele a tu garganta abrirse como si estuvieses a punto de susurrar 'ah'.
8. Repite los pasos 1, 2, 3, y 4.
9. Permítele a tus hombros descansar sobre tu caja costal. Nota si los estás levantando. Sonríe, y permíteles descender sin forzarlos.
10. Mientras estés sentado, suelta el exceso de tensión de tus piernas, sin colapsar tu torso.
11. Imagina que tus rodillas se alejan de tu torso, y se alejan entre sí.
12. Nota si estás apretando tus piernas una contra la otra. Relaja los músculos de tus muslos (cuádriceps). Vuelve a liberar tu cuello del exceso de tensión. 
13. Nota si estás apretándote, en cualquier parte.
14. Vuelve a los pasos 1, 2, 3, 4. Respira profundamente.
15. Fíjate si puedes hacer menos con tus dedos, manos, bíceps, y hombros.
16. Piensa en algo gracioso o agradable y sonríe. Incluye en este acto los músculos del rabillo del ojo (sonríe con los ojos).
17. Exhala por la boca a la vez que susurras 'ah'. Permite que el aire retorne por tu nariz, silenciosamente. Repite.
18. Lleva tu conciencia a tu frente y músculos faciales.
19. Nota si estás mirando estas palabras con demasiada intensidad, y fíjate si tu mirada puede ser más suave. 
20. Susurra 'ah' en una larga exhalación. Inhala por la nariz, silenciosamente.

Por Mark Josefsberg-Alexander Technique NYC

0 comentarios:

Publicar un comentario