lunes, 9 de octubre de 2017

On 18:17 by Victoria Stanham in ,    No comments

Hace algo más de 4 años me até nuevamente los championes para unirme al club de “esos locos que corren”. Muchas veces en mi vida traté de ser parte del club, pero siempre desistía a los pocos meses o semanas. Correr no era un placer, era una tortura. Pero esta vez es diferente. Esta vez AMO correr, NECESITO correr, DISFRUTO correr. ¿Qué cambió?

En estos nuevos años de pasión corredora, varias personas me han preguntado cómo hacer para poder unirse al club de “esos locos que corren” sin pasarla mal. Los siguientes son los 3 factores que a mí me hicieron toda la diferencia.

1. Aprender a moverse de forma eficiente, económica y placentera.

Uno de los factores claves en hacer del correr un placer es no sentir que arrastrás un elefante con cada paso o que respirar pasa a ser una cuestión literal “de vida o muerte”. También influye el no sentir dolor antes, durante, ni después, en rodillas, caderas, cintura, espalda, hombros o cuello.

Para evitar dolores y tensiones innecesarias al correr me dediqué a aprender a usar mi cuerpo de una forma más eficiente, a re-educar mi movimiento para recuperar liviandad y economía de esfuerzo. Hay varias disciplinas somáticas que enseñan justamente eso. Yo tomé clases de Técnica Alexander, del Método Feldenkrais, de los programas de Movement Intelligence de Ruthy Alon, y del Método Pilates. Tanto me gustó lo que descubrí sobre el movimiento en estas técnicas que en tres de ellas me formé como docente.

Si lo que te está impidiendo disfrutar de tu correr es la tensión, el dolor, la sensación de pesadez o la incapacidad de respirar libremente al correr, te recomiendo tomar clases en cualquiera de estas disciplinas para re-educar tu movimiento hacia un uso de ti mismo más eficiente.

2. Adoptar un plan de corre-camina-corre.

Cuando comencé a correr hace 4 años, una de las barreras más infranqueables era la de aumentar la distancia sin agotarme, ni aburrirme.  Me sentía estancada en los 5km. Cada kilómetro por encima del quinto parecía una eternidad. Fue entonces que me encontré con el sistema de Galloway de corre-camina-corre (run-walk-run).

La premisa es simple, si no has corrido nunca, comienzas insertando breves segundos de correr cada tantos minutos de caminata. De a poco vas aumentando el tiempo que corres y disminuyendo el que caminas, pero siempre mantienes el ciclo de alternar correr con caminar. Eventualmente tus caminatas no pasan los 20 o 30 segundos, y los ratos que corres pueden ser mucho más largos, pero nunca necesitas abandonar tus micro-descansos si no quieres.

Desde que descubrí esta forma de administrar mi energía al correr pude superar ampliamente los 5km. De a poco me acerco a la media maratón, que ya no me parece una distancia imposible. Así que si lo que te impide disfrutar de tu correr es lo inconmensurable de la distancia y el aburrimiento de hacer lo mismo durante tanto tiempo y tantos kilómetros, te aconsejo probar con intercalar tu correr con regulares y breves “descansos físicos y mentales” caminando.

3. Invertir en calzado y vestimenta adecuados.

En el pasado uno de mis mayores errores al tratar de hacer del correr un hábito era no contar con la indumentaria apropiada. Nunca se me ocurrió que mis championes All Star, y mi jogging y remera de algodón fueran un problema. Sin embargo lo eran, y mucho.

El mayor problema con un mal calzado, vestimenta o accesorio, es que al incomodarte, impedirte un movimiento eficiente, o/y obligarte a adoptar posturas desalineadas, uno acaba corriendo con mala biomecánica y esto lleva a tensiones, dolores y molestias que hacen del correr algo poco placentero. Correr con vestimenta o calzado inapropiado es un camino seguro a paspaduras, ampollas, y lesiones. Y si correr se vuelve incómodo o doloroso, en seguida dejamos de hacerlo.


Lo bueno es que correr no es un deporte caro. Sólo necesitás la vestimenta adecuada. Por eso, para no pasarla mal, te recomiendo invertir en unos championes y medias apropiados para correr, ropa dry-fit (el algodón es el enemigo del corredor, ya que absorbe el sudor), y para las mujeres un buen sutién deportivo. No es necesario conseguir todo de última marca y modelo, pero te recomiendo hacer una mini inversión en ropa cómoda y apropiada para la tarea.

0 comentarios:

Publicar un comentario